Día de las velitas - ¿Por qué y cómo se celebra?

Próximo

8 dic 2019

Fecha 2019

Domingo, 8 de diciembre

Fecha 2020

Martes, 8 de diciembre


Nombres
Oficial: Inmaculada Concepción
Otros: Día de las Velitas
Noche de las Velitas
Purísima Concepción
En inglés: Immaculate Conception
Day of the Little Candles

El día de las velitas se celebra todos los años entre la noche del 7 y la madrugada del 8 de diciembre. Los colombianos se reúnen con la familia, amigos y vecinos para encender velitas y dar paso a la temporada de navidad.

Esta tradición establecida en Colombia por muchos años se lleva a cabo como celebración del día festivo de la Inmaculada Concepción, cuya fecha oficial es el 8 de diciembre. Si bien, es indiscutible que es un evento importante para muchas personas, existen muchas formas diferentes de celebrarlo en diferentes puntos del país. Más allá de las creativas maneras de pasar este día, pocas personas conocen su origen y significado. Revisemos el origen de esta fiesta y las diferentes costumbres que ha generado alrededor del país.

Historia y significado

El día de las velitas es el nombre que se le ha dado en Colombia a la celebración de la Inmaculada Concepción, que es una doctrina de la Iglesia donde se indica que la Virgen María permaneció libre de pecado (inmaculada) desde el momento de su concepción. De esta manera el concepto resalta las cualidades de la Virgen por las que no fue una mujer común y fue apta como madre de Jesús. Así pues, la idea está relacionada puramente con la concepción de la Virgen y no de Jesús, como suele pensarse.

El origen de la Inmaculada Concepción como día festivo se remonta a la época de inicios del Cristianismo. Los primeros relatos de su celebración datan del siglo V en Siria, donde se llevaba a cabo el 9 de diciembre. En 1476 se incluyó el evento en el calendario romano para el 8 de diciembre, fecha que se calculó restando 9 meses del cumpleaños de la Virgen. En 1708 el Papa Clemente XI extendió su celebración a todo el mundo cristiano como un evento obligatorio, lo que significó un aumento significativo en la devoción por la Virgen. Sin embargo, fue hasta 1854 que se consolidó la fiesta sobre otras celebraciones religiosas, cuando el Papa Pío IX proclamó la Inmaculada Concepción como dogma de la Iglesia Católica. Aunque la Iglesia ya reconocía que la Virgen había sido pura y libre de pecado, el dogma ratificó que su pureza se daba desde el momento de su concepción, hecho que buscaba solucionar debates entre grupos cristianos.

Mientras todo esto sucedía, la tradición también llegó a Colombia durante la época de La Colonia, principalmente por orden de la Corona Española y la Iglesia. Posteriores relatos de milagros y apariciones de la Virgen en la región Caribe aumentaron la devoción del pueblo. Para ese entonces la celebración solía durar varios días y se llevaba a cabo en diferentes regiones, donde se realizaban múltiples actividades, incluyendo eventos religiosos como misas, oraciones y procesiones; pero también otras actividades como juegos de azar, comedias y eventos taurinos. Asimismo, en Santa Marta y en varias poblaciones del Magdalena ya era costumbre encender velitas y faroles desde la noche anterior al 8 de diciembre.

Tradiciones del día de las velitas

Existe un gran número de tradiciones para festejar el día y homenajear a la Virgen. Aunque hay diferentes tipos de celebraciones, la mayoría de eventos se llevan a cabo en la noche del 7 de diciembre. De hecho, podría ser más apropiado referirse a la fiesta como la "noche de las velitas".

Encender velitas y faroles

La celebración más popular consiste en encender velas y faroles frente a las casas o en otros sitios públicos. Esta, aunque similar en todas las ciudades del país, suele empezar a diferentes horas dependiendo de la región. En ciudades como Bogotá, Cali y Pereira, las velitas se empiezan a encender cuando cae la noche del 7 de diciembre; mientras que en ciudades de la región Caribe, como Cartagena y Barranquilla, lo acostumbrado es empezar en la madrugada del siguiente día y continuar la celebración hasta el amanecer.

Las velitas son hechas de cera y suelen ser pequeñas y de variados colores. Lo usual es que cada persona encienda varias velitas y una de las creencias es que se debe encender una velita por cada ser querido. Los faroles son creados artesanalmente, normalmente con papel o vidrio. La creación y decoración de los faroles en familia, desde horas de la tarde, también es parte de la tradición. Las velitas se ubican en frente de las casas, sobre los andenes o jardínes. Los faroles también se suelen colocar en las calles, garajes y jardínes, o en cualquier lugar de las casas desde que puedan ser visto desde el exterior. En algunas ciudades como Medellín y Cali también se colocan a la orilla de los ríos.

Juegos pirotécnicos

Es normal que se organicen múltiples eventos con pólvora, tanto en las principales ciudades como en pequeños pueblos. Los juegos artificiales se pueden ver en diferentes puntos del país, aunque no son tan frecuentes y espectaculares como en Navidad y Año Nuevo. Usualmente son organizados por grupos comerciales, clubes privados y entidades gubernamentales.

Día de las velitas - Bogotá
Día de las velitas en Bogotá. Foto: Camilo Chávez - Flickr

Celebraciones religiosas

Las misas y ceremonias especiales para homenajear a la Virgen continúan siendo importantes entre muchos católicos. Usualmente las iglesias realizan al menos una ceremonía dedicada a recordar la razón del evento y orar a la Virgen, incluyendo cantos y oraciones especiales. Para complementar, también se puede homenajear a la Virgen desde la casa poniendo banderas blancas con azul en las ventanas o balcones, lo que representa un saludo de bienvenida a la Virgen, así como agradecimiento por llevar en su vientre a Jesús.

Música tradicional

Como en toda celebración colombiana, nunca falta la música. La fiesta de las velitas también se caracteriza por tradicionales canciones que suenan cada año en la víspera de la Inmaculada Concepción. Entre las canciones que no pueden faltar se encuentra “Las Cuatro Fiestas”, compuesta por Alfredo Echeverría Comas. La mayoría de canciones hacen referencia a las costumbres de la Región Caribe, pero también son escuchadas en otras ciudades. También se suelen escuchar otras composiciones folclóricas de las fiestas de diciembre y la Navidad.

Comida típica

La comida también es imprescindible durante la celebración de Las Velitas, bien sea el desayuno en la madrugada del 8 de diciembre, o la cena del día anterior. Aunque no hay un plato único preferido para estos días, en el Caribe se destaca el chocolate con buñuelos para aquellos que madrugan a prender velitas. En ciudades como Bogotá es usual organizar asados o preparar grandes platos típicos para cenar. Tamales, arepas y empanadas también son habituales. Algunas familias también preparan natilla y otros postres navideños. Lo importante es que la comida siempre es compartida y genera un ambiente de unión y alegría.

Día de las velitas - Buñuelos
Buñuelos navideños. Foto: Mario Carvajal - Flickr

Eventos destacados

Cientos de eventos se llevan a cabo en diferentes puntos de Colombia para celebrar la Inmaculada Concepción. Por ejemplo, en Cartagena se realizan cabalgatas, conciertos y shows de luces. Medellín y Cali inauguran oficialmente sus destacados alumbrados navideños en esta fecha y llevan a cabo presentaciones en vivo. En Bogotá se ilumina la torre Colpatria y se realizan espectáculos en la Plaza de Bolívar. Villa de Leyva celebra el concurrido festival de luces con múltiples actividades que se extienden por 2 días. En Quimbaya, Quindio, también se celebra un tradicional festival de velas y faroles. En Salamina, Caldas, se lleva a cabo La Noche del Fuego, que incluye muchas actividades entre las que se destacan los fuegos artificiales y adornos con faroles de colores.

Adicionalmente la mayoría de las ciudades son decoradas iluminando parques y espacios públicos. Los centros comerciales y algunos hoteles también crean alumbrados y llevan a cabo sus propias actividades especiales. El comercio en las principales ciudades suele extenderse desde el 7 de diciembre hasta la madrugada del otro día.